Preparamos 1 taza (250 ml) de agua muy caliente. Hacemos una mezcla fina con tres cucharadas (45 ml) de harina blanca con agua fría. Vamos mezclando la pasta fría con el agua caliente poniéndole pequeñas cantidades, mientras removemos constantemente. Lo hervimos todo junto. Cuando espese, déjalo enfriar. Para dar un poco más de fuerza a la cola, añade una cucharada de azúcar una vez espesada la pasta. Después de haber usado un poco de cola, guarda la cola restante en un bote y lo herviremos para que la cola se conserve, también podemos guardarla en el freezer. Si no tenemos harina de trigo podemos utilizar de maíz o cualquier otra.

Cola de arroz

Mezcla una parte de harina de arroz con seis partes de agua. Calienta mientras remueves, hasta conseguir una mezcla consistente.


En 1990, la Universidad de Washington midió la fuerza adherente de distintas colas adhesivas:

Adhesivo Adherencia
Pasta de arroz 65500 Pa (7.9 psi)
Pasta de trigo 55800 Pa (8.1 psi)
Cola Blanca (sin diluir) 51700 Pa (7.5 psi)
Cola Blanca (diluida 1:1 con agua) 55800 Pa (8.1 psi)

Fuente: The Solar Cooking Archive